Bricofotografía: tubo de extensión regulable (parte 2)

Ahora que ya tenemos el tubo de extensión montado llega la hora de la verdad: hay que acoplarle un objetivo y hacer fotos. Para hacer las pruebas he elegido un Industar 50-2 que es lo suficientemente pequeño para no poner demasiado peso en las pruebas.

El primer problema que tenemos es que el helicoide no es de rosca M42 como el objetivo, pero con las más modernas técnicas puestas a nuestro alcance (cinta de teflón de fontanero), conseguimos que se pueda adaptar.

Una vez montado queda así:

Como referencia realizamos primero una foto con el objetivo directamente a la mínima distancia de enfoque (65 cm).

Ahora haremos la misma foto a la mínima extensión

y a la máxima extensión

No he hecho ningún retoque a las fotos, están tal cual.

Como se puede observar, hemos conseguido variar el foco, pero muy poco a pesar de mover todo el recorrido del foco del antiguo objetivo, lo que realmente se aprecia es que estamos variando el aumento de la imagen.

La verdad es que mi idea inicial era que se pudiera variar mucho más el foco que lo que he conseguido, por ello decía en el primer post que no había funcionado como yo esperaba.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *