Bricofotografía: tubo de extensión regulable (parte 1)

Al usar tubos de extensión, para enfocar uno debe acercarse y alejarse del objeto a fotografiar para conseguir enfocarlo. Pensando en cómo hacer más sencillo el proceso de enfoque se me ocurrió desmontar un viejo objetivo que había comprado con el fin de reutilizar el helicoide de enfoque. De esta forma podríamos variar la distancia de enfoque sin necesidad de movernos nosotros.

Aviso desde ya que aunque la idea puede parecer buena, en realidad no funcionó como yo deseaba, pero al menos pasé un rato divertido “bricofotografiando”.

Los pasos para conseguir son:

1. Conseguir un objetivo al que realizar la autopsia. En nuestro caso, el cadáver fue un Pentacon 50mm f1.8 en montura Practika, que conseguí por 9 € (incluyendo portes) debido a que estaba en mal estado (lleno de hongos). Como sólo quería el interior, los hongos me traían sin cuidado, así que pujé por él.

2. Desmontar totalmente el objetivo, incluyendo las aspas del diafragma. Sólo hay que dejar el helicoide.

Aquí os dejo unas cuantas fotos del proceso:

3. Como lo que nos queda de objetivo es de una montura diferente de la que necesitamos, com una tapa de cámara (en venta en eBay por un par de euros), realizamos el adaptador. Para ello realizamos una agujero en ella lo suficientemente grande para que pase la luz y la pegamos con loctite a lo que nos queda del cuerpo del antiguo objetivo. También sujetamos con loctite el anillo de los diafragmas, ya que eliminamos el mecanismo interior.

4. Ya tenemos nuestro helicoide preparado. En el próximo post le acoplaré un objetivo y os mostraré las pruebas. De momento os dejo una foto del artilugio terminado:

 

 

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *