Bricofotografía: cambiar la pantalla de enfoque

Uno de los grandes inconvenientes del uso de objetivos de enfoque manual en réflex digitales es que ya no disponemos de la clásica pantalla de enfoque partido que se usaba en las réflex analógicas. Hace tiempo que le daba vueltas a cambiar la que viene por defecto, así que finalmente me decidí a comprar una y cambiarla. Me decidí por una pantalla de enfoque partido a 45º que encontré en ebay.

Después de pagar 17 € y esperar 3 semanas me llegó el paquete, perfectamente etiquetado en chino.

Paquete con la pantalla de enfoque

Paquete con la pantalla de enfoque

Abrimos la bolsa y vemos el contenido:

  • Unas pinzas metálicas
  • Unas pinzas de plástico
  • Unos “dedales” de látex
  • La pantalla de enfoque
  • Un manual de instalación, también en perfecto chino 😉

Contenido del paquete

Y ahora viene la parte difícil: cambiar la pantalla. Para ello lo primero que hacemos es retirar el objetivo y poner la cámara boca abajo:

Sujeción de la pantalla de enfoque

Nos ponemos un dedal de látex, y con el dedo pulgar movemos la lengüeta que sujeta la pantalla de enfoque hacia dentro de la cámara, con lo que se liberará y podremos extraer tanto la pieza metálica que sujeta la pantalla de enfoque como la pantalla de enfoque usado para ello las pinzas que vienen en el paquete. Hay que ir con cuidado de no girar ahora la cámara o se nos pueden caer más piezas de la debidas.

Extrayendo la pantalla de enfoque original

Aquí tenemos la pantalla de enfoque original y la pieza metálica que la sujeta. La lengüeta que hemos destrabado con el pulgar se puede ver ahora en la parte superior

Ahora colocamos la nueva pantalla de enfoque y la sujetamos con la pieza metálica realizando el proceso en orden inverso al anterior.

Una vez montada, queda así:

Nueva pantalla de enfoque

Y ahora la pantalla de enfoque ampliada, donde podemos ver la zona de enfoque partida:

Detalle de la pantalla de enfoque partido

Al final ha costado menos de lo que me esperaba, aunque los nervios a la hora de toquetear las tripas de la cámara no han sido pocos.

 

4 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *