Bricofotografía. Angular para pobres: lentes de conversión (parte 1)

Hace tiempo que ando detrás de un gran angular, pero cuando veo los precios (unos 800€ por un Sony 16mm f2.8) y luego miro mi bolsillo, la cruda realidad me dice que tendré que esperar un poco. Como el presupuesto no me llega para un gran angular de verdad, me decidí por el plan B: usar una lente de conversión delante del objetivo. Con ello ya sé que voy a perder luminosidad y definición, pero a cambio el coste va a ser muy inferior.

La solución fácil sería comprar una lente de conversión de las que hay actualmente en el mercado: una Kenkoo, Raynox o similar, pero entonces perdería el encanto de buscar material antiguo que reaprovechar, así que me decido a buscar una lente de conversión que tenga ya unos añitos que pueda adaptar a los objetivos actuales.

Después de buscar por ebay, descubrimos un conjunto de lentes angular + telefoto de la marca Suntar para una Yashica 35. Buscando información encontré que el diámetro de rosca de la Yashica 35 es de 55mm, por lo que podríamos adaptarla a los objetivos de que dispongo, y que proporciona un angular de x0,8 respecto a la focal de la lente a la que la acoplemos. Parece que puede ser una buena solución, así que pujo por ella y consigo que sea mía por 3 libras + gastos de envío, en total menos de 10€.

Al cabo de unos días llega el paquete a mi casa, y llega en un estado mejor del que me imaginaba. Llega en al caja de cartón original, en un estuche con cremallera (la cremallera va un poco dura), pero las lentes están limpias y sin hongos.

Tiene incluso el folleto para devolver al fabricante para registrarse. Después de tanto tiempo estoy tentado a enviarlo a ver si me responden…

El interior es de terciopelo rojo. Es realmente kitch para mi gusto. Incluye el visor para la Yashica 35, en el que se puede ver la diferencia del campo de visión que se tiene con el objetivo original, el angular y el tele. El conjunto tiene un aspecto vintage

La lente está bastante bien, sólo tiene un pequeño golpe, pero como en principio no le voy a poner parasol no me afecta.

Al ver la parte que está en contacto con el objetivo de base surge el primer problema: la rosca de 55 mm sobresale mucho y a buen seguro me dejaría arañazos en el frontal de más de un objetivo.

Para lentes que no sean de 55mm de tamaño de rosca (49 o 52 mm son las más habituales), el problema se soluciona con un anillo adaptador

Pero para objetivos de 55mm necesitamos un anillo 55mm – 55mm. Como no disponía de ninguno, busqué el filtro más barato que pude obtener (un UV que me costó menos de 2 €) con la intención de destrozarlo a fin de aprovechar la rosca como extensor.

Vemos que en ancho del filtro es superior a la protuberancia de la lente, así que nos va a servir.  Para quedarnos sólo con el anillo del filtro rompemos el vidrio interior con cuidado de no cortarnos (yo lo envolví en papel)

Una vez eliminamos le vidrio nos queda sólo el aro

Ahora sólo nos queda adaptarlo a la lente

Ya sólo nos queda salir a probarlo. Os enseño los resultados en el próximo post.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *