Bricofotografía: adaptar una lente de proyección Zettar 150mm f3

La demanda y el uso de proyectores y ampliadoras ha descendido en picado los últimos años. Gracias a ello podemos encontrar una gran variedad de objetivos usados en ellos a precios de derribo. Un tema muy diferente es que después sea sencillo adaptarlos a una reflex o una compacta sin espejo, y que el resultado sea cómodo de usar.

Y con él tampoco eres el fotógrafo más discreto del grupo…

Buscando en ebay un teleobjetivo con apertura grande, encontré un 150mm f3 procedente de un proyector. La puja inicial era muy baja, por lo que no pude sucumbir a la tentación de intentar que se viniera para casa. Al final, por menos de 11 € (incluyendo portes) me hice con él.

El objetivo estéticamente está en buen estado en incluye la tapa, pero no podemos decir lo mismo de su estado óptico, ya que desgraciadamente tiene polvo y hongos en el interior. De momento la limpieza interna tendrá que esperar. No he sido capaz de desenroscar el embellecedor frontal que da acceso al interior y que me permitiría limpiarlo.

Podéis ver el estado del objetivo:

Zett_150mm_04

Zettar 150mm f3

Zett_150mm_03

Zettar 150mm f3

 

Zett_150mm_02

Zettar 150mm f3

Originariamente el objetivo debió formar parte de un proyector Zett 66, que es un proyector para diapositivas de formato medio (6×6 cm). Un armatoste de dimensiones considerables. Como curiosidad hay que comentar que la compañía Zett fue comprada por Zeiss Ikon  en 1971 y posteriormente por Leica en 1990, pasando a fabricar sus proyectores.

Zett_projector

Proyector Zet66 con el Zettar 150mm f3

El diámetro inferior del objetivo es de aproximadamente 50mm, haciéndolo idóneo para insertar dentro de un anillo adaptador de 52 a 55 mm. Para fijarlo hemos utilizado pegamento rápido. No es la más elegante de las soluciones, pero funciona:

Zett_150mm_06

 

Zett_150mm_05

Si os habéis fijado en la imagen del proyector, la distancia de registro entre el negativo y el objetivo es muy grande, para adecuarla hemos usado un helicoide que nos permitirá enfocar y dos tubos de extensión M42, resultando al final el trabuco que veis en la siguiente imagen.

Zett 150mm f3 montado en una Sony a330

Zett 150mm f3 montado en una Sony a330

El montaje hace que realmente no sea el objetivo más discreto para salir a callejear con él, y al carecer de diafragma, hay que disparar siempre a máxima apertura, lo que hace bastante difícil conseguir enfocar. Las imágenes que produce no son demasiado nítidas, pero tienen un halo onírico, como esta flor de lavanda.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *